EL CUENTO DE LA GALLINITA DESPLUMADA


Plumas

Image by SergioTudela via Flickr

Estaba haciendo fila para pagar en el banco y oí cuando 3 señoras que estaban delante de mí, y que parecían madre e hijas, hablaban y hablaban de Raimundo y todo el mundo: Que Juan estaba gordo, que María había cambiado de trabajo, que Ana se había teñido el pelo y bla, bla ,bla, y entonces la más vieja de las tres les hizo un ademán para que se acercaran y susurrando dijo: si supieron que Pablo , el hijo de Mónica, lo van a echar del colegio porque lleva 7 materias perdidas?  – No me extraña – respondio la más bajita. – Es que el pobre es de un BRRUTOO- añadió.  Ay mijita, qué se puede esperar de un hijo ese papá que no sirve para nada y  “de tal padre tal astilla”.

QUE HORROR¡¡¡ Así, de una, rotularon al niño como PERDEDOR. Lo condenaron sin derecho a defenderse, sin derecho a la réplica. Y entonces me acordé de un cuento que me contó mi mamá hace muchos años y que ilustra lo que sucede cuando rajamos de alguien. El cuento dice así:

Una señora se acerca al confesionario para pedir la absolución de sus pecados y le dice al sacerdote: “ Padre, me acuso de haberle quitado la honra y la fama a fulanita”

El sacerdote le respondió: Hija,  para poder darte la absolución vas a hacer lo siguiente:

Vas a comprar una gallina, te la llevas para la cima más alta

Apenas llegues,  le quitas una a una todas las plumas.

Después, tomas cada una de las plumas y  las lanzas al viento.

Luego, recorres toda la ciudad y recoges cada una de las plumas que lanzaste.

Regresas a la cima, tomas la gallina y le vuelves a pegar, en el mismo lugar, una a una TOOODASS las plumas que le arrancaste.

Cuando la señora oyó esto, abrió unos ojos enormes y con voz asustada exclamó:

¡PADRE, ESO ES IMPOSIBLE!

Y el sacerdote añadió: Y sin embargo es más fácil que devolverle la honra y la fama a alguien.

Si no tenemos nada bueno que decir de alguien, mejor quedemonos callados.

2 responses to this post.

  1. Posted by Ignacio on abril 28, 2016 at 8:47 pm

    A mi un acosador de tipo homosexual me quitó la honra, por que no lo dejé que accediera carnalmente a mí; Y me la quitó en la comunidad de mi barrio donde había nacido y vivido oda la vida. Y vi como eso se propagaba peor que un virus en u cuerpo. Ya han pasado 20 años y aun se sigue propagando

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: