LOS RETOS MATUTINOS


señoras que hacen pilates

Todo empezó esta mañana cuando traté de levantarme de la cama y mi cuerpo no actuó a la velocidad que mi mente quería. Cada que intentaba moverme había miles de correas invisibles que halaban  y me hacían doler músculos que ni siquiera sabía que tenía.

Acostada boca arriba diseñé en mi mente una estrategia y entonces apoyé mi codo en el colchón, tomé impulso y PUM¡¡¡ logré girar 45 grados a la izquierda. Luego extendí mi brazo derecho y sentí como si una avispa me hubiera enterrado el aguijón ahí, en toda la mitad de ese  musculo que va del codo a la mano, me sobé el antebrazo para aliviar un poco el dolor y con luego decisión, agarré el testero de la cama: uno, dooss, treeesss … arriba.  !!!UUFFF¡¡¡ por fin logré sentarme en la cama.  Pero…  !!!TODO ME DUELE¡¡¡

¿ Será la gripe ó el abrazo del pato?  Me pregunté mientras me lanzaba al piso para dirigirme al baño. Con un esfuerzo enorme pude desvestirme. Abrí la llave, tomé el jabón con tan mala suerte que se me cayó y rodó contra la pared del frente.Después del tercer intento por doblarme para recogerlo acepté que era inútil seguir insistiendo. Definitivamente no doblé. después de este momento revelador” decidí bañarme de pies a cabeza con el champú que tapa las canas…

Aún chorreando agua entré al vestier y me senté en una butaca y envuelta en la toalla contemplé las opciones que ofrecía mi vestuario. Me demoré por lo menos 30 minutos para decidir qué ponerme: el vestido de flores, siempre cómodo, viejito, desteñido pero  al alcance de mi mano  o el pantalón gris oscuro, que me hace ver flaca, que me da una imagen profesional pero que está guardado en la parte más alta de mi closet lo que implica levantar mis adoloridos brazos. Los zapatos son otro dilema: ¿ bajitos, descoloridos, suaves y muy cómodos o altos, estrechos, relucientes y de ultima moda, que garantizan 5 centímetros más de estatura y muuuchhooo dolor en las pantorrillas ? Hoy me decido por lo cómodo…

Ya casi estaba lista para emprender un nuevo día, solo me faltaba desayunar con un suculento batido de zanahoria mientras añoraba los huevos con jamón, tocino y  café de otras épocas. Entre sorbo y sorbo traté de entender, de racionalizar mis múltiples dolores: sí claro es la “sejuela”. Al menos sé que estoy viva. Eso da 3 días antes de morirse… sacudí mi cabeza para alejar los malos pensamientos y  antes de entrar en pánico me senté, me relajé y pensé que igual que en las olimpiadas lo importante no es obtener la medalla de oro sino llegar a la meta. ¿ olimpiadas? ¿ejercicio? Ayy   juepucha¡¡¡ ya sé que me pasó: Son los rezagos de le elíptica

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Melanie Hoyos on junio 6, 2011 at 4:29 pm

    Olguita: dice un amigo mio: “si uno despues de cumplir 40, un dia se levanta y no le duele algo es que se murió.” 😛 Un abrazo,

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: