MUÑECOS DE AÑO VIEJO


Anoche mi esposo y yo le contábamos a nuestra hija cómo eran las navidades de nuestra niñez. Recordábamos que en la noche de navidad después de rezar “la novena del Niño Dios”, comíamos fritanga  y buñuelos y natilla. Los adultos brindaban y siempre lloraban… lloraban por los que no estaban y por los que faltaríanSigue leyendo “MUÑECOS DE AÑO VIEJO”