MUÑECOS DE AÑO VIEJO


Anoche mi esposo y yo le contábamos a nuestra hija cómo eran las navidades de nuestra niñez. Recordábamos que en la noche de navidad después de rezar “la novena del Niño Dios”, comíamos fritanga  y buñuelos y natilla. Los adultos brindaban y siempre lloraban… lloraban por los que no estaban y por los que faltarían el próximo año. La noche de año nuevo era igual. Oían el brindis del bohemio, lloraban porque no sabían qué les deparaba el futuro y se abrazaban y lloraban aún más. Las llamadas “alegres navidades” de alegres no tenían sino el título y a mí me aterraba la llegada de estas fiestas porque, de no ser por los regalos que recibía, era la peor época del año

Decidí entonces que MIS navidades serían diferentes, que me dejaría  contagiar de la alegría decembrina, que con cada tutaina aumentarían las ganas de sentirme bien. Empecé por revisar mi vida y  hacer ese famoso inventario del que tanto hablamos los los orientadores familiares y los psicólogos . El resultado, sin lugar a dudas, fue positivo. Es verdad que hubiera podido ser uno de los gemelos fantásticos y ser la dueña de la lámpara de Aladino (Ja ja ja ja). Quiero decir que por supuesto que las cosas hubieran podido ser mejores, pero también hubieran podido ser peores y ahí es donde hay que empezar a reconocer todo lo bueno que tenemos como personas y como familia.

Desde entonces Diciembre es mágico para mí y mi familia y quiero compartir esa magia con todo el mundo. Estas son algunas de las actividades que hacemos para mantener el espíritu de la magia:

Quemar el año viejo: Es una tradición en muchos lugares del mundo quemar el “año viejo”, y con él todo lo malo. Generalmente se trata de representar el “año viejo” con un muñeco de trapo. En Colombia es común que éste sea de gran tamaño y usualmente va relleno de pólvora y en los bolsillos del muñeco se guardan los papeles en los que todos han escrito su listado de cosas por quemar. Sin embargo, nosotros decidimos hacer algunos cambios. Para empezar, en lugar de un gran muñeco hacemos un muñeco pequeño por cada miembro de la familia hecho con papel y cartón paja y el cual NO lleva ningún tipo de pólvora. Cada persona escribe en su muñeco todo aquello que quiere “quemar”, dejar ir; la idea es que sea un ejercicio de catarsis.

Una vez quemado el muñeco, que representa el pasado, cada uno toma una matera pequeña llena de tierra y siembra allí semillas de flores o de hortalizas como símbolo de la esperanza. Esto representa el futuro, la esperanza, el optimismo y la fe.

POR SI DECIDEN HACER EL ENSAYO, AQUÍ ESTÁ EL PASO A PASO DE CÓMO HACER EL MUÑECO

MATERIALES: 3 Tubos de Carton, cinta de enmascarar, papel periódico

PASO 1: Cortar dos tubos por la mitad a lo largo y dejar el tercero intacto.

PASO 2: envolver con la cinta el extremo de dos de las mitades de carton que cortamos para hacer los brazos.

PASO 3: Fijar sobre el carton entero con cinta el brazo

Así se ve con los dos brazos, ahora seguimos con las piernas.

PASO 4: Fijar otra de las mitades con cinta sobre un costado, debajo de los brazos para hacer las piernas

PASO 5: Tomar el papel periódico y hacer una bola para la cabeza

Y listo! Así queda el muñeco completo. De aquí en adelante pueden darle un terminado en papel maché si quieren o dibujarle ojos y todo o simplemente dejarlo así. Deben dejar la parte de abajo descubierta para introducir ahí las notas de lo que quieren quemar. Hagan el ensayo en este Año Nuevo y cuéntenme cómo les fue. LES DESEO UNA FELIZ NAVIDAD Y UN PRÓSPERO AÑO NUEVO :).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: