Montessori: La Torre Rosada


Al hablar de Matemática, generalmente creemos que se trata de las habilidades como: razonar, abstraer, imaginar, investigar, calcular, medir, sumar, restar, entre otros. Pero Montessori, tras años de observación, concluyó que las Matemáticas iban más allá de lo que la gente comúnmente conocía. La primera tendencia natural que lleva al hombre a la mente matemática es la OBSERVACIÓN, y en segundo término la EXPERIMENTACIÓN. Por ejemplo, primero experimentamos la distancia y luego, tratamos de cuantificarla. Después hacemos la ABSTRACCIÓN. Todo esto lo hacemos desde muy temprana edad, sin tener un concepto o conocimiento de los números como tal.

Imaginen un partido de futbol con sus hijos de 3 o 4 años. Durante todo el juego ellos están desarrollando y usando, sus habilidades matemáticas pues tiene que calcular velocidad, la fuerza, la distancia de la arquería, la fuerza de la patada y hasta el ángulo de lanzamiento del balón, para poder meter el gol. Y nunca les hemos hablado de matemáticas, sin embargo, ellos lo están EXPERIMENTANDO.

Aprovechando esta mente matematica, María Montessori diseñó materiales que ayudaran al niño a potenciar sus destrezas y habilidades. Estos materiales van llevando al niño, poco a poco,  de LO CONCRETO A  LO ABSTRACTO.

En el aula Montessori, los primeros el materiales que ponemos a disposición de los niños es el  Sensorial, que le permite al niño experimentar, tocar, ver, de manera concreta y precisa las cualidades, tanto  matemáticos como sensoriales de un objeto. Por ejemplo: con “la torre rosada” el niño experimenta el tamaño y la forma; el color y la textura. La Torre Rosada es también una preparación indirecta para el cubo de los números.

Primero que todo asegúrese de que el material esté completo y en buen estado ANTES de presentárselo al niño.

Asegúrese de que el niño está listo para el trabajo.

Elija un lugar y hora libre de distracciones.

Invite al niño a realizar el ejercicio

Vayan juntos hasta la repisa en donde se encuentra el material.

Dígale al niño que van a trabajar con la torre rosada

Demuéstrele al niño cómo tomar los cubos con los dedos índice y pulgar,de la mano derecha o izquierda según el caso, empezando por el cubo más pequeño.

Colóquelo en una bandeja.

Continúe con el resto de los cubos. A medida que los cubos aumentan de tamaño, aumenta también la abertura la mano. Muéstrele al niño como tomar los últimos cubos usando las 2 manos.

Lleve la bandeja hasta el tapete en donde va a realizar el ejercicio.

ponga los cubos, al azar, en el tapete

Busque el cubo más grande y pongalo cerca a usted.

busque el segundo cubo y  pongalo encima del otro y así suscecivamente hasta colocar el más pequeño.

Cuando terminen, invite al niño a pararse y a observar  la torre desde arriba para poder apreciar los cubos concentricos

Desarme la torre

Coloque en una bandeja los cubos, empezando por el más grande.

Lleve el material hasta su sitio en la estantería.

Indiquele al niño que puede usar ese material cuando quiera.

Objetivo Directo: Discriminación visual de las diferentes dimensiones.

Desarrollo muscular

Desarrollo y refinamiento de control oculo-manual

Indirectos: Preparación para el sistema decimal

Preparación para el concepto matematico de A^3,  2A^3, etc

Enriquecimiento del lenguaje: Comparativo y superlativos, nombre del color rosado, la palabra cubo.

edad: 2 1/2  a 3  1/2 años

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: