Archive for 20 abril 2012

LA OTRA CARA DE LA MONEDA…


A uno le pasan unas cosas que francamente le mueven el piso. Cómo les parece que tuve un inquilino que se estuvo muchísimo tiempo sin pagar la renta pues me pasé la raya de buena a boba y administré con el corazón, a pesar de las muuuchas advertencias de parientes y amigos. Despues de 3 años de atrasos, acuerdos sin cumplir y rentas sin pagar, decidí recurrir a las instancias que la ley tiene prevista para estos casos a través de uno de los abogados, que a mi juicio, es uno de los más decentes y caballerosos de la ciudad. Él puso las demandas del caso para solicitar la restitución de mi casa. Se agotaron tooodas las vías gubernamentales y el honorable juez dictó sentencia a mi favor. Como el inquilino no entregó, el Dr. O solicitó al juez que ordenara a la autoridad competente proceder con el desalojo. Con la orden en la mano, mi abogado se dirigió a la inspección de policía y allí, le dijeron: espere turno. El dia y hora señaladas, entraron a la casa el inspector, sus funcionarios y mi abogado y 10 minutos más tarde, mi abogado me llamó y me dijo que me hiciera presente en las casa. Mi corazón no latía, galopaba. Entré y encontré la casa llena de habitantes de la calle.:

Arrancaron puertas y ventanas

Me sentí como si me hubieran corrido el piso. La sorpresa, la tristeza y el desengaño fueron enormes! Y es que a mí me enseñaron que cuando dos personas se comprometen a algo, cuando han empeñado su palabra, tienen que cumplir con lo acordado. También me advirtieron que cuando dos personas acuerdan y firman un contrato y alguno de los dos falta a su palabra e incumple con lo pactado, resquebraja el andamiaje del sistema pues traiciona la confianza, y romper un acuerdo es romper lazos. Con estas acciones se rompen los lazos de confianza!! Y recuerden que estos son lazos que se unen y se entrelazan para formar EL TEJIDO SOCIAL que soporta toda nuestras relaciones y cuando se rompe, afecta a todo el mundo.

Mi experiencia en el mercado inmobiliario no ha sido grata. Sé que tengo que volver a creer. Pero y cómo hago? Así que si alguien sabe cómo remendar los rotos de mi confianza, le pido el favor de mandarme la receta.

Arrancaron inodoros, lavamanos, y las inscrutaciones de los baños

Arrancaron los pasamanos de las escaleras

Arrancaron la baranda del balcón