Aprendí que la vida es un ratico y hay que vivirla a lo bien!!


La verdad es que a pesar de haber estudiado, leído, oído y hablado de la importancia de la programación neurolingüistica; de haber visto en niños y adultos cómo lo que piensan de si mismos los define; de saber que uno debe ser pulcro en lo que piensa y dice pues los pensamientos y las palabras tienen fuerza y poder, no lo apliqué en mi vida personal cuando a finales del 2013 recibí una llamada amenazante y extorsiva y permití que el miedo se apoderara de cada una de las fibras de mi cuerpo y me impidiera pensar con claridad. 45 llamadas más tarde cesaron las amenazas pero ya habían sembrado en mi el terror, la desconfianza, la desesperanza…
No pude volver a mi trabajo, me enfermaba con frecuencia y, aunque trataba de participar en gestas cívicas y en movimientos políticos, la verdad es que habían anulado mi capacidad de resiliencia y habían doblegado mi espíritu, convirtiéndome en una mujer triste y desconfiada.

Pasaron muchos meses en donde una “tragedia” sucedía a la otra. Mi esposo y mis hijas me recordaban la importancia de tener una mente positiva, de cuidar mis palabras y mis pensamientos, de no hacer suposiciones. Y, aunque hacía esfuerzos enormes por aliviarme, por reír, por salir del torbellino que me envolvía, mis esfuerzos no fueron suficientes y me hice daño. A finales del año pasado tuve un “campanazo” de salud que me revolcó duro, pero lo primero que hice fue llorar a mares imaginándome el peor escenario. Por fortuna también prendí el deseo de vivir y me puse en la tarea de estar “lo mejor posible” para enfrentar con éxito la cirugía a la cual me iba a someter; acepté que los médicos ponían el 50% pero que yo estaba a cargo del otro 50% y entonces puse manos a la obra. Lo primero que hice fue cambiar de actitud y, para recordarlo, acomodé la letra de la canción infantil que dice: buenos amiguito como estás? MUY BIEN!! por: Buenos días actitud. Cómo estás? MUY BIEN!!!, y me paraba frente al espejo y la cantaba duro, a todo pulmón. Aumenté el ejercicio y comí los alimentos adecuados para nutrir mi cuerpo, mi mente y mi espíritu.
Sin lugar a dudas el apoyo, el amor y el cuidado de mi familia fueron definitivos para el éxito obtenido. Y es que cómo no me iba a sentir fortalecida si estaba usando la “mascara aliviadora” diseñada por mi nieto Matías de 5 años y estaba cogida de la mano de Emilio, mi nieto de tan solo 9 años que me decía “TA, cuando tengas miedo, aprieta mi mano duro”? Y cómo no darlo todo si tenía al lado a mi marido que hacía todo por no dejarme desfallecer y a mis hijas que recogían mis pedazos y me ayudaban a recomponerme para levantarme mil veces cuando estaba hecha trizas?

La cirugía, los quebrantos de salud, la tristeza, la melancolía , el miedo de todo y de todos quedaron atrás, y es que comprobé que tener una actitud positiva SÍ es necesaria para tener una buena salud, que mis pensamientos chatarra son tan dañinos como la comida chatarra, que quedarme encerrada lamiéndome las heridas no soluciona nada. Y sobre todo, aprendí que la vida es un ratico y hay que vivirla a lo bien!!

Anuncios

9 responses to this post.

  1. Posted by Diana Sánchez Serna on enero 21, 2015 at 9:57 am

    Que buena entrada Olguita. Desde mi inexperiencia, te comparto que a veces uno vive situaciones que no entiende.

    El cerebro es un órgano tan maravilloso y tan complejo, que sentirse de la forma en que lo hiciste es normal; pero al mismo tiempo tan desalentador para quien lo vive, que es apenas entendible para el resto del mundo. Comprende una lucha interna por ser fuerte que a veces se ve doblegada, sin importar la buena actitud que siempre se haya tenido para enfrentar los malos ratos.

    Sin duda alguna, cuando se llega al fondo de la olla como bien lo ejemplificas, y se mira hacia arriba, se ve una maravillosa luz, y es ahí donde esa actitud positiva sobresale, llena el espíritu y el cuerpo, y uno vuelve a brillar.

    El miedo es un animal muy antiguo, feo y aterrador que sólo la buena actitud y el amor de los seres que amamos y nos aman, ahuyenta. Solo ese amor vence lo inimaginable.

    Mucho ánimo siempre Olguita. Parafraseando StarWars: Que la fuerza (y la buena actitud) estén siempre contigo.

    Abrazos desde el corazón.

    Responder

  2. Posted by Luz helena mora l. on enero 21, 2015 at 6:59 pm

    Gracias olguita por tus escrito ,el año que acaba de pasar tuve tambien un campanazo sobre mi salud que gracias a Dios sali bien pero llena de cuestionamientos al no entender ni saber que habia echo mi fe ,mi amor por Dios pues todo se me olvido para esconderse detras del miedo ,estoy trabajando por ello pues definitivamente somos seres muy fragiles ,un abrazo grande.

    Responder

    • Hola Lupe, estoy de acuerdo contigo pues es cierto que con demasiada frecuencia nos olvidamos de de “todo y de Dios” y permitimos que el miedo nos domine y nos confunda. Por fortuna tenemos bases sólidas y logramos sobreponernos , reafirmar nuestras creencias y salir adelante. Me alegro mucho que estés mejor. Un abrazo gigante

      Responder

  3. Olguita, ¡eres un ser humano excepcional! Y personas como tú nos inspiran a quienes estamos intentando vencer el miedo con compasión y amor por nosotros mismos y por los demás. Recibe mi mejor abrazo desde Madrid!!

    Responder

    • Luzpa,!que alegría taan grande me has dado con tus palabras! Gracias por escribirme.Recuerdo con mucho cariño todo el trabajo que hicimos, y te tengo en un lugar especial en mi corazón.Ojalá nos volvamos a ver algún día. Te mando un abrazooote .

      Responder

  4. VAMOS a reir, VAMOS gozar!

    Responder

  5. Posted by Triqui on marzo 4, 2015 at 12:48 pm

    Olguita, solo ahora leo esto. Te conozco bien y sé que eres una mujer de armas tomar, como se dice. Siento mucho lo que te pasó, tal vez algún día cuando nos veamos me cuentes qué sucedió. Eso será cuando yo viaje a mi Colombia. Desde aquí te mando un abrazo con mi energía positiva. Eres sensacional, lo sé bien.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: