Archive for the ‘HIJ@S’ Category

UN “PASTEL” DE PAÑALES PASO A PASO


 Una amiga de mi hija tuvo un bebé y para darle la bienvenida le hicimos este “pastel”

Materiales que usamos:

Procedimiento:

Meter los pañales en bolsas plástica ( por higene)

Envolver cada pañal en una servilleta y asegurar cada uno con una banda elástica.  

        

Colocar el biberón en el centro con algo por debajo para darle altura (yo en este caso coloqué los chupos en el fondo de la caja y encima el biberón), luego alrededor ir poniendo  pañales hasta formar un círculo, este primer paso requiere de 8 pañales.

Asegurarlos todos con una banda elástica.  Repetir el procedimiento para hacer un segundo círculo en la base donde se utilizaran 14 pañales adicionales.

Agregar el segundo piso donde se utilizarán el resto de los pañales.  Colocar el biberon, los pañitos y demás artículos.  Para finalizar ponga moñitos a todo el rededor del  pastel. Decorar con la medias y las babitas, pueden encontrar videos con tutoriales de cómo doblarlos en forma de flor o animalito.

Añadir una cinta alrededor de todo el pastel para ocultar la banda elástica.


POSTRE PARA PAPÁ


Todas las celebraciones y las fiestas son momentos que podemos aprovechar para hacer actividades con nuestros hijos y nietos y el día del padre que se celebra mañana es una excelente oportunidad ello.

Este es un postre muy fácil que no necesita cocción, ideal para hacer con niños  entre 2 y 5 años.

INGREDIENTES

Galletas tipo macarenas o graham cookies

1 Tarro grande de crema de leche

1 Pote grande de arequipe ó dulce de leche

1/2 Pocillo de leche

PREPARACIÓN

Remojar galletas en leche

Colocarlas en un molde

Mezclar la crema de leche

Con el arequipe ó dulce de leche

Revolver muy bien

esparcir sobre las galletas

Colocar 2 ó 3 capas, según el tamaño de molde

 

Refrigerar durante 3 horas. Servir y disfrutar!!!!

TERMINOS DESPECTIVOS, OTRA FORMA DE VIOLENCIA


Insultos tocao

Image via Wikipedia

Con mucha frecuencia utilizamos términos despectivos para referirnos a otras personas sin tener en cuenta que con esta actitud estamos generando violencia. Las palabras tienen un gran efecto no solamente en quienes las oyen sino también en la persona que las dice pues al verbalizar un pensamiento lo estamos reafirmando. Muchas personas,  pretenden convencer descalificando a sus contendores ,personas o productos,  sin medir el efecto  que estas palabras puedan tener en sus oyentes. Si bien es cierto los adultos tenemos la madurez suficiente para decantar lo que oímos, vemos y leemos, también es cierto que nuestros pequeños aún no han desarrollado esta habilidad. Y entonces, ¿qué sucede?  pues que aprenden a usar la palabra como un arma que destruye al que no está de acuerdo con lo que piensan y  como consecuencia vemos niños y niñas de 5 ó 6 años refiriéndose a sus maestros en términos soeces; escuchamos a los adolescentes calificando ó mejor descalificando a sus compañeros de clase; términos como: bruto, estúpida, loba, ladrón, bobo,  perra,  son usados de manera indiscriminada para referirse a padres y amigos(as) .

Y  lo que es más grave aún, algunos papás y mamás usan este lenguaje para dirigirse a sus hijos ó compañeros causando un daño gravísimo en su relación familiar pues no olvidemos que las personas actuamos de acuerdo a lo que se espera de nosotros y si mi papá piensa que soy un inútil pues actuaré como un inútil.   Si mi cónyuge piensa y dice que soy un “bueno para nada”,  lo más seguro es que  no me quiera esforzar por hacer nada productivo  pues no vale la pena intentarlo  porque el concepto que tiene de mí mi compañero, ya me ha condenado.

Como si fuera poco,  muchas personas se refieren a sí mismos con esta clase de  palabras y frases destructivas causándose un daño enorme, pues de tanto repetirlo empiezan a creerlo, actúan de acuerdo a la imagen interior que tienen de si mismos con repercusiones funestas para su autoestima, para su desarrollo personal y profesional. Los padres somos los educadores por excelencia. En nosotros recae la responsabilidad de formar a nuestros hijos debemos por lo tanto cuidar nuestro lenguaje pues ellos, nuestros hijos, aprenden por imitación y  los modelos a imitar somos nosotros. Procuremos no emitir juicios ni utilizar palabras cargadas de violencia que no contribuyen en nada al bienestar de nada ni de nadie pero  que sí destruyen.

Procuremos no ser ligeros de lengua. Si no tenemos nada bueno para decir o aportar a una conversación, quedémonos callados. No usemos la palabra para desacreditar a alguien por el simple hecho de que nos cae gordo o de que está usando un vestido que no nos gusta. Tenemos la importantísima labor de criar hombres y mujeres buenos que  que sean constructores y no destructores. No se trata entonces de limitarnos a enseñarles nuestros hijos a no “rajar” ni a hablar mal de las personas, se trata también de enseñarles que no debemos referirnos a nadie en términos despectivos; que las enfermedades, defectos físicos, el color de los ojos ó de la piel no deben ser motivo de burla y discriminación; que las diferencias de opinión y  credo son válidas y tienen que respetarse. Podemos no estar de acuerdo con muchas cosas y tenemos la  libertad de expresarlo  pero todo dentro de parámetros de respeto y cortesía.

Empecemos desde ya a cuidar qué decimos, cómo lo decimos y cuándo lo decimos. Digamos NO a la violencia en todas sus formas.

ME LO DIJO UN NIÑO….


Happy Children Playing Kids

Image by epSos.de via Flickr

Durante toda mi vida, tanto profesional como familiar,  he estado rodeada de niños. Disfruto de su compañía, me encanta todo lo que dicen porque hablan  de frente y  sin tapujos y con una naturalidad envidiable. Tienen un razonamiento tan lógico que a veces nos sorprenden con lo que nos dicen. Son ocurrentes, chistosos, profundamente sabios y deliciosamente manipuladores.  Quiero abrir este espacio para que madres, padres, abuelos y abuelas, tías, tíos, maestros y maestras compartamos las cosas que dicen nuestros niñ@s , para que enriquezcamos al mundo con su sapiencia y de paso,  para que disfrutemos de ese lado amable de la vida

Voy a inaugurar este tertuliadero  contándoles  lo que me pasó con Emilio, mi nieto de 5 años: Como les parece que ayer cuando llegó a mi casa salí a recibirlo. Él me estiró los brazos y nos dimos un abrazo y un beso. Apenas nos soltamos vi que se estaba limpiando con su manito el beso que nos habíamos dado y le pregunté: Emi ¿ no te gusta que te de besos? a cual  me contestó que sí.  – Pero “Ta” lo que pasa es que me lo pongo aquí –  Dijo señalando con su dedito la mano con la que se había limpiado y continuo diciendo y haciendo la mímica :-  y el besito sube y sube hasta que llega a mi corazón. Dicho esto, a sabiendas de que era la mejor y mas hermosa de las  excusas, me rendí a sus pies y le dije: Emi gracias, me haces muy feliz. Y así con una sonrisa en mis labios y una sonrisota en mi corazón me dirigí a mi computador para compartir con ustedes esta maravillosa experiencia.  ¿ Cómo les pareció?

UNA FLOR PARA MIS HIJAS


Hoy , en mi 38avo día de la madre , quiero rendirle homenaje a mis hijas pues  al fin de cuentas nos ganamos “el titulo” el mismo dia, porque ser mamá es la única profesión en la cual la dan a uno el titulo sin siquiera haber empezado la carrera.  Me parece muy difícil hacerlo sin ser cursi, sin que ellas tengan que decir ¡ QUE PENA MAMI¡ pero al menos voy a intentarlo.

La verdad es que siempre fui como Susanita , la de Mafalda, que quería casarse y tener montones de hijos. Quería también, valga la aclaración , ser la primera neurocirujana que hiciera un trasplante de cerebro, ser rectora de colegios, escritora y madre superiora . Y  como quería hacer taantas cosas pues empecé rápido y me casé a los 18 años  y  justo después de cumplir el primer año de casada nació nuestra primera hija Lina , al siguiente  Maria ( q.e.d), después nació Angie y luego Pili y me convertí en una mamá feliz.

Siento que soy la mamá más afortunada del planeta porque gracias a mis hijas he tenido la oportunidad de comer huevos rosados con azúcar,  de oír miles de veces  el verso de La niña negra que dice : ” … y un collar de cuentas rojas que vueltas le daba al cuello…”,  de usar pulseras hechas de macaronis. Con ellas me he reído, he llorado, he aprendido;  he sido osada y aventurera, maestra y alumna. He gozado, me he sonrojado y  me he cuestionado. Solo ellas han logrado arrancarme lágrimas de emoción, solo por ellas he sentido arrozuda el alma.

Mis hijas me dieron la mano  mientras les decía el último adiós a mis padres y cuando cerré las puertas de la casa materna.   Cuando después de vieja resolví estudiar, me ayudaron con tareas, me dieron ánimo y fueron a mis grados. Han estado a mi lado cuando he ocupado cargos importantes y cuando he estado desempleada. En cada locura que he emprendido me han apoyado, me han ayudado, me han animado. Han sido compañía, amigas, cómplices, maestras y enfermeras . Y como si esto fuera poco: ME HICIERON ABUELA.

GRACIAS, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS