Archive for the ‘ORIENTACION FAMILIAR’ Category

¡¡¡¡¡¡ COMO ES DE DURO CRECER !!!!


Undecided

Image by Rafael Peñaloza via Flickr

Cada cierto tiempo a la vida le da por enseñarme cosas y a decir verdad: ¡¡¡¡¡ODIO SUS LECCIONES!!!!!!. Y las odio porque en el proceso me destrozan el corazón y me arrancan tajadas del alma; porque llegan sin avisar y en el momento más inoportuno y  porque no me dejan escoger el tema ni los maestros. Esta vez, pretende  que aprenda sobre el desprendimiento, mmhhh! como si fuera fácil . Ya antes lo había intentado pero…

La vida insiste en mandarme tareas porque :

Quiere que aprenda a dejar ir personas, los años, las épocas…

Pretende que recuerde que los bienes materiales son solo objetos

Que los hijos, los amigos, los esposos son prestados. Que no soy dueña de nada ni de nadie

Que entienda que en algunas ocasiones, y no siempre en las que yo escoja, habrá gente a mi lado  pero que sus mentes y su corazones no estarán conmigo.

Que aunque yo escoja a alguien ese alguien no me tiene que escoger a mí.

Que después de que se murieron mis padres,  soy la hija de nadie.

Que las promesas se las lleva el viento

Y

Que es más fácil tener “con qué” a que tener “con quién”

Será que esta vez ¿ si aprendo ?

CÓMO HACER “TINTA INVISIBLE”



A Emi, mi nieto de 5 años, le encantan los juegos de espías y de ninjas

 

Y de espías ninjas y a mí me encanta jugar con él.

 

Hoy estábamos jugando de espías y  me acordé de la tinta invisibleque hacíamos en el colegio para escribir notas secretas. Emi, le dije, conozco la técnica para hacer tinta invisible. Es arma muy poderosa para despistar a los enemigos y comunicarte con tus amigos. Con esta tinta ¡Escribes mensajes ocultos y transmites toda  información secreta de manera segura! tu sabes que los buenos espías transmiten la información importante secretamente a través de códigos y escritos en cabezas de alfileres y  sólo los otros verdaderos espías podrán encontrar los secretos que tu escondes. Como era de esperarse, Emi quiso conocer todos los secretos de esta abuela matahari . Jugamos,  pasamos rico, nos divertimos mucho.

Formula para hacer tinta invisible y mandar mensajes secretos
Se necesita
el jugo de  2 de limones

palitos limpia oídos (ó Q tips),

lápiz con buena punta

papel para escribir

vela y fósforos.

Para escribir el mensaje:

Mojar el palito para limpiar oídos con el zumo de limón .

Escribir en la hoja de papel el mensaje secreto usando el palito como si fuera un lápiz.

espera unos minutos hasta que se seque  el jugo del limón y verán desaparecer el mensaje.

Para no levantar sospechas, escriban en el otro lado del papel, Emi hizo un dibujo de una casa.

Para leer el mensaje secreto, hay que encender la vela

A continuación, pasar la hoja de papel con el mensaje oculto por encima de la vela de manera que la llama caliente el zumo de limón y lo haga visible. La tinta invisible volverá a aparecer y podremos leer el mensaje.

¿ QUÉ TAL LA PRUEBA?

 

 

 

EL CUENTO DE LA GALLINITA DESPLUMADA


Plumas

Image by SergioTudela via Flickr

Estaba haciendo fila para pagar en el banco y oí cuando 3 señoras que estaban delante de mí, y que parecían madre e hijas, hablaban y hablaban de Raimundo y todo el mundo: Que Juan estaba gordo, que María había cambiado de trabajo, que Ana se había teñido el pelo y bla, bla ,bla, y entonces la más vieja de las tres les hizo un ademán para que se acercaran y susurrando dijo: si supieron que Pablo , el hijo de Mónica, lo van a echar del colegio porque lleva 7 materias perdidas?  – No me extraña – respondio la más bajita. – Es que el pobre es de un BRRUTOO- añadió.  Ay mijita, qué se puede esperar de un hijo ese papá que no sirve para nada y  “de tal padre tal astilla”.

QUE HORROR¡¡¡ Así, de una, rotularon al niño como PERDEDOR. Lo condenaron sin derecho a defenderse, sin derecho a la réplica. Y entonces me acordé de un cuento que me contó mi mamá hace muchos años y que ilustra lo que sucede cuando rajamos de alguien. El cuento dice así:

Una señora se acerca al confesionario para pedir la absolución de sus pecados y le dice al sacerdote: “ Padre, me acuso de haberle quitado la honra y la fama a fulanita”

El sacerdote le respondió: Hija,  para poder darte la absolución vas a hacer lo siguiente:

Vas a comprar una gallina, te la llevas para la cima más alta

Apenas llegues,  le quitas una a una todas las plumas.

Después, tomas cada una de las plumas y  las lanzas al viento.

Luego, recorres toda la ciudad y recoges cada una de las plumas que lanzaste.

Regresas a la cima, tomas la gallina y le vuelves a pegar, en el mismo lugar, una a una TOOODASS las plumas que le arrancaste.

Cuando la señora oyó esto, abrió unos ojos enormes y con voz asustada exclamó:

¡PADRE, ESO ES IMPOSIBLE!

Y el sacerdote añadió: Y sin embargo es más fácil que devolverle la honra y la fama a alguien.

Si no tenemos nada bueno que decir de alguien, mejor quedemonos callados.

TERMINOS DESPECTIVOS, OTRA FORMA DE VIOLENCIA


Insultos tocao

Image via Wikipedia

Con mucha frecuencia utilizamos términos despectivos para referirnos a otras personas sin tener en cuenta que con esta actitud estamos generando violencia. Las palabras tienen un gran efecto no solamente en quienes las oyen sino también en la persona que las dice pues al verbalizar un pensamiento lo estamos reafirmando. Muchas personas,  pretenden convencer descalificando a sus contendores ,personas o productos,  sin medir el efecto  que estas palabras puedan tener en sus oyentes. Si bien es cierto los adultos tenemos la madurez suficiente para decantar lo que oímos, vemos y leemos, también es cierto que nuestros pequeños aún no han desarrollado esta habilidad. Y entonces, ¿qué sucede?  pues que aprenden a usar la palabra como un arma que destruye al que no está de acuerdo con lo que piensan y  como consecuencia vemos niños y niñas de 5 ó 6 años refiriéndose a sus maestros en términos soeces; escuchamos a los adolescentes calificando ó mejor descalificando a sus compañeros de clase; términos como: bruto, estúpida, loba, ladrón, bobo,  perra,  son usados de manera indiscriminada para referirse a padres y amigos(as) .

Y  lo que es más grave aún, algunos papás y mamás usan este lenguaje para dirigirse a sus hijos ó compañeros causando un daño gravísimo en su relación familiar pues no olvidemos que las personas actuamos de acuerdo a lo que se espera de nosotros y si mi papá piensa que soy un inútil pues actuaré como un inútil.   Si mi cónyuge piensa y dice que soy un “bueno para nada”,  lo más seguro es que  no me quiera esforzar por hacer nada productivo  pues no vale la pena intentarlo  porque el concepto que tiene de mí mi compañero, ya me ha condenado.

Como si fuera poco,  muchas personas se refieren a sí mismos con esta clase de  palabras y frases destructivas causándose un daño enorme, pues de tanto repetirlo empiezan a creerlo, actúan de acuerdo a la imagen interior que tienen de si mismos con repercusiones funestas para su autoestima, para su desarrollo personal y profesional. Los padres somos los educadores por excelencia. En nosotros recae la responsabilidad de formar a nuestros hijos debemos por lo tanto cuidar nuestro lenguaje pues ellos, nuestros hijos, aprenden por imitación y  los modelos a imitar somos nosotros. Procuremos no emitir juicios ni utilizar palabras cargadas de violencia que no contribuyen en nada al bienestar de nada ni de nadie pero  que sí destruyen.

Procuremos no ser ligeros de lengua. Si no tenemos nada bueno para decir o aportar a una conversación, quedémonos callados. No usemos la palabra para desacreditar a alguien por el simple hecho de que nos cae gordo o de que está usando un vestido que no nos gusta. Tenemos la importantísima labor de criar hombres y mujeres buenos que  que sean constructores y no destructores. No se trata entonces de limitarnos a enseñarles nuestros hijos a no “rajar” ni a hablar mal de las personas, se trata también de enseñarles que no debemos referirnos a nadie en términos despectivos; que las enfermedades, defectos físicos, el color de los ojos ó de la piel no deben ser motivo de burla y discriminación; que las diferencias de opinión y  credo son válidas y tienen que respetarse. Podemos no estar de acuerdo con muchas cosas y tenemos la  libertad de expresarlo  pero todo dentro de parámetros de respeto y cortesía.

Empecemos desde ya a cuidar qué decimos, cómo lo decimos y cuándo lo decimos. Digamos NO a la violencia en todas sus formas.