Archive for the ‘VIDA EN PAREJA’ Category

LOS 4 ACUERDOS


El Cerrito

El Cerrito (Photo credit: Leandro's World Tour)

Quiero compartir con ustedes un fragmento que leí , y me impactó muchísimo,  en un libro escrito por Don Miguel Ruíz, basado en la sabiduria Tolteca, que nos habla del conjunto de conocimientos o saberes que debería tener un ser humano para estar en armonia consigo mismo y con los demás.

Según esta sabiduría ancestral, para lograr la armonía lo primero que tenemos que hacer es aceptar que tenemos un sistema de creencias  adquirido de nuestro entorno social, familiar, y  de la educación;  debemos también aprender que, algunas veces,  estas creencias nos limitan, nos perturban y pueden hacernos infelices.  Por esta razón, debemos aprender que este sistema es suceptible de cambio  para conseguir el anhelado equilibrio interior  que nos conduce la  felicidad.

Para lograrlo, los Toltecas enseñan 4 acuerdos:

  1. Sé impecable con tus palabras“,  Yo añadiría: también sé impecable con lo que piensas
  2. No te tomes nada personalmente” y  agrego:  pocas veces lo es
  3. No hagas suposiciones”  le agregaría: ni adivines
  4. Haz siempre lo máximo que puedas“. En todo!!

No olvidemos que la única razón por la que somos felices es porque escogemos ser felices. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento.

FELIZ FIN DE SEMANA!!

Cita a ciegas


Este escrito es el resultado de un ejercicio de escritura creativa que me pusieron de tarea en un curso que hice en línea. Quise compartirlo con ustedes,  espero les guste.

Apreciada  Maruja:  No he podido apartarla de mis pensamientos desde que nos conocimos hace unos días.  ¿Recuerda  la última vez que estuvo en el salón de belleza? Pues bien, allí  tuve la oportunidad de escuchar sus quejas,  lamentos y oír  de sus propios labios las penas que la acompañan desde hace tanto tiempo.

Con su problema en mente,  regrese a mi despacho y después de analizar su situación, encontré la respuesta a sus desgracias. Tómese tan solo unos segundos para leer este mensaje y comprenderá que le ofrezco, no un objeto valioso,  ni un viaje, ni mucho menos medicamentos milagrosos.  Lo que estoy poniendo a su disposición es nada menos que la felicidad, su felicidad.

¿ Recuerda cómo ese día se lamentaba por no tener a nadie viviendo con usted y que por lo tanto ya no sentía que su vida fuera útil?  Se quejaba también, de no  tener en su casa nadie que la esperara, respondiera a sus cuidados y la acompañara en las largas y friolentas noches de invierno, y al mismo tiempo, manifestaba su descontento por la ingratitud y tiranía de los que habían vivido a su lado,  pedía al altísimo, que si le iba a permitir tener un macho a su lado, que al menos éste, agradeciera sus cuidados.

Pues bien, sus oraciones han sido escuchadas. No voy a hacerle una disertación acerca de las bondades de lo que le ofrezco, pero para ilustrarla mejor, mencionare unas cuantas ventajas que usted recibirá desde el mismo momento en que decida aceptar la oportunidad de compartir sus alegrías con este trigueño, de ojos verdes, pelo negro, sedoso,  pecho peludo, y,  con una personalidad enigmática y  arrolladora.

Jamás tendrá usted que volver a preocuparse porque:

  • Son las 3 de la madrugada y el sin vergüenza no ha aparecido, el macho que le ofrezco estará a su lado dia y noche
  • Por limpiar su desorden, o por tener que pasar horas en la cocina tratando de cocinar manjares para complacerle. su nuevo compañero se encarga de su propia comida
  • Perderse de ver su telenovela favorita al tener que planchar y almidonar toneladas de camisas. Su nuevo compañero se encarga de todo lo relacionado con el aseo y la limpieza
  • Nunca más tendrá que rendir cuentas de cómo se gastó su dinero, ni dar explicaciones cada vez que sale a reunirse con sus amigas.
  • Tampoco volverá a privarse de ver su programa favorito de televisión, pues usted tendrá el control en sus manos.
  • Podrá contar con él de manera incondicional.
  • Con él a su lado dormirá tranquila y segura, ya que se terminaran las visitas indeseables.

Mis servicios se han caracterizado por la discreción y reserva absolutas. Solo acepto como mis clientes, aquellos especimenes sanos, provenientes de buenas familias y con reconocido abolengo. Además escojo los más hermosos y bien educados ejemplares de su raza.

A través de los años he hecho posible que se conozcan y se formalicen las más famosas parejas, cuyas relaciones han traspasado las barreras de la historia. Willy, El Palomo, y Bucéfalo,  son apenas unos ejemplos de estos logros.

La invito para que el lunes 27 de marzo, a las 5 de la tarde, nos reunamos en mi oficina situada en la avenida Los Reyes de España con calle Colon. Allí conocerá a  Simón, hermoso ejemplar de la familia de los Persas Chinchillas, que se encuentra disponible para  adopción. Estoy segura de que él será la compañía que usted tanto anhela. Su belleza y  ternura, hacen de este animal, un gato digno de exposición. En pocas palabras, es tan encantador que estoy segura de que usted caerá rendida a sus píes tan pronto lo conozca.

Hasta pronto,

Olga Lucía Vélez Sierra

The Match Making Company

Gerente General.

DE PRINCESA A CENICIENTA…


Nigeria Celebrity/Film actress Hilda Dokubo cr...

Image via Wikipedia

Acabo de leer un  informe de Amnistía Internacional según el cual en Colombia el 70 por ciento de las mujeres ha sido maltratada fisica o sicologicamente. ¡QUE HORROR! Y lo que es peor: Solo 9 de cada 100 mujeres se atreven a denunciar al agresor.

La triste realidad para muchas mujeres, tal vez demasiadas, es que llegan a la boda como  princesas y en cuanto se termina la cermonia quedan convertidas en cenicientas porque “sus príncipes”  empiezan a tratarlas mal: “Cáyese que usted no sabe lo que dice”, “Agradezca que me casé con usted porque ya estaba como quedadita”, “usted no sirve para nada”. Las  hacen sentir ignorantes y no importa cuantos grados tengan;  torpes, asi sean las mejores atletas; feas, así hayan sido reinas de belleza; pobres asi sean las dueñas de la plata. Frases lapidarias que menoscaban el alma de la mujer. Frases que siembran el terror. Palabras que matan… Son victimas de maltrato emocional. Hay otras que apenas llegan la luna de miel empiezan la de hiel:  les pegan, les rompen los huesos, las violan, las hacen abortar a patadas, las encierran, no les dan ni un peso y  Eso deja cicatrices en el cuerpo, en la cara, en el corazón y si no se pone remedio a tiempo,  puede ocasionar la muerte.

Pero lo peor de este cuento macabro es que nos aguantamos. Infortunadamente, tenemos muchas “cucarachas en la cabeza” y por extraño que parezca, tendemos a justificar la agresión. Con frecuencia oímos a la gente decir: Algo dijo o hizo para provocar el abuso. Les gusta que les peguen. Por algo le habrán pegado. El maltrato  emocional no es tan grave. Si la mujer se queda es porque le gusta. Ella lo provocó. Lo que ocurre en la vida de una pareja es asunto de ellos.

Pero ojo, la realidad es otra bien distinta:

La conducta violenta no necesita causas para desencadenarse, pero sí tiene excusas.

La mayoría de las mujeres que se quedan soportando el maltrato es porque no tienen los recursos tanto economicos como fisicos y emocionales  necesarios para salir

El maltrato emocional  y el abuso verbal pueden llegar a aniquilar a una persona sin haberle puesto jamás una mano encima.

La relación de violencia es una relación de tortura

La víctima se encuentra sometida e inhibida y con miedo para reaccionar.

No existe justificación para tolerar  la violencia.

Si usted o alguien que usted conoce es victima de alguna de las formas de maltrato, No se quede callada. No se deje. No aguante. Usted puede denunciar en una Comisaría de familia, en una Inspección de Policía y en las Unidades de Reacción Inmediata de la Fiscalía General.   Aunque no es fácil pedir ayuda para este tipo de problemas, es necesario tener el valor de hacerlo, ya que las consecuencias pueden ser la muerte. “El silencio es siempre cómplice del maltrato, como la pasividad o el no rechazo de este tipo de violencia beneficia siempre al maltratador”(Raimunda de Peñafort, Titular del Juzgado nº 1 contra la Violencia de Género)

     Todos debemos  actuar de forma solidaria con las víctimas, no minimizar ni permitir de ninguna manera la violencia contra las mujeres.

TERMINOS DESPECTIVOS, OTRA FORMA DE VIOLENCIA


Insultos tocao

Image via Wikipedia

Con mucha frecuencia utilizamos términos despectivos para referirnos a otras personas sin tener en cuenta que con esta actitud estamos generando violencia. Las palabras tienen un gran efecto no solamente en quienes las oyen sino también en la persona que las dice pues al verbalizar un pensamiento lo estamos reafirmando. Muchas personas,  pretenden convencer descalificando a sus contendores ,personas o productos,  sin medir el efecto  que estas palabras puedan tener en sus oyentes. Si bien es cierto los adultos tenemos la madurez suficiente para decantar lo que oímos, vemos y leemos, también es cierto que nuestros pequeños aún no han desarrollado esta habilidad. Y entonces, ¿qué sucede?  pues que aprenden a usar la palabra como un arma que destruye al que no está de acuerdo con lo que piensan y  como consecuencia vemos niños y niñas de 5 ó 6 años refiriéndose a sus maestros en términos soeces; escuchamos a los adolescentes calificando ó mejor descalificando a sus compañeros de clase; términos como: bruto, estúpida, loba, ladrón, bobo,  perra,  son usados de manera indiscriminada para referirse a padres y amigos(as) .

Y  lo que es más grave aún, algunos papás y mamás usan este lenguaje para dirigirse a sus hijos ó compañeros causando un daño gravísimo en su relación familiar pues no olvidemos que las personas actuamos de acuerdo a lo que se espera de nosotros y si mi papá piensa que soy un inútil pues actuaré como un inútil.   Si mi cónyuge piensa y dice que soy un “bueno para nada”,  lo más seguro es que  no me quiera esforzar por hacer nada productivo  pues no vale la pena intentarlo  porque el concepto que tiene de mí mi compañero, ya me ha condenado.

Como si fuera poco,  muchas personas se refieren a sí mismos con esta clase de  palabras y frases destructivas causándose un daño enorme, pues de tanto repetirlo empiezan a creerlo, actúan de acuerdo a la imagen interior que tienen de si mismos con repercusiones funestas para su autoestima, para su desarrollo personal y profesional. Los padres somos los educadores por excelencia. En nosotros recae la responsabilidad de formar a nuestros hijos debemos por lo tanto cuidar nuestro lenguaje pues ellos, nuestros hijos, aprenden por imitación y  los modelos a imitar somos nosotros. Procuremos no emitir juicios ni utilizar palabras cargadas de violencia que no contribuyen en nada al bienestar de nada ni de nadie pero  que sí destruyen.

Procuremos no ser ligeros de lengua. Si no tenemos nada bueno para decir o aportar a una conversación, quedémonos callados. No usemos la palabra para desacreditar a alguien por el simple hecho de que nos cae gordo o de que está usando un vestido que no nos gusta. Tenemos la importantísima labor de criar hombres y mujeres buenos que  que sean constructores y no destructores. No se trata entonces de limitarnos a enseñarles nuestros hijos a no “rajar” ni a hablar mal de las personas, se trata también de enseñarles que no debemos referirnos a nadie en términos despectivos; que las enfermedades, defectos físicos, el color de los ojos ó de la piel no deben ser motivo de burla y discriminación; que las diferencias de opinión y  credo son válidas y tienen que respetarse. Podemos no estar de acuerdo con muchas cosas y tenemos la  libertad de expresarlo  pero todo dentro de parámetros de respeto y cortesía.

Empecemos desde ya a cuidar qué decimos, cómo lo decimos y cuándo lo decimos. Digamos NO a la violencia en todas sus formas.

NO TENEMOS LA BOLA DE CRISTAL …


The Fortune Teller

Image by The National Archives UK via Flickr

Cualquiera que sea la relación que tiene con su pareja lo más probable es que en algún momento haya vivido una escena similar a esta:

ESCENA 1

La esposa tiene en su mente la velada perfecta:  llega El marido, amoroso, comentan los sucesos del día,  preparan la comida juntos, comen  y luego se sientan a disfrutar de su programa favorito en la televisión.  Cuando ella siente la llave en  la puerta sonríe esperando que entre su príncipe azul  y la salude con un beso, como es su costumbre,  pero lo que llega es un hombre cansado, malacaroso, odioso que a duras penas la saluda  y que  luego va y se  “tira” en el sofá a ver televisión dejándola a  sola preparando la cena.  De inmediato la esposa le da rienda suelta a su imaginación y se ve a sí misma como la pobre cenicienta, la victima. Furiosa decide no preparar nada sino sacar algo de la nevera  como para “salir del paso”. LLega la hora de la comida y cada uno se sienta en su esquina: el marido queda frustrado porque esperaba comer una suculenta cena para compensar las frustraciones el día y la esposa queda aburrida pues no obtuvo la velada de sus sueños. Comen de mala gana,  no hablan  y apenas acaban,  cada uno se va  a hacer cosas diferentes y ambos terminan mal el día.

ESCENA 2

El esposo recoge a su esposa en la oficina,  ella se monta al carro haciendo malacara,  escasamente saluda al marido y cualquier pregunta que éste le hace recibe un monosílabo por respuesta. Apenas llegan a la casa ella se queja de tener dolor de cabeza y se va  a acostar. El esposo se imagina muchas razones para que ella esté así que van desde que se le quemó una torta, hasta que peleo con el jefe  pero decide no “toriar el avispero” y esperar pues según su experiencia,   tarde o temprano se contenta sola.

Se preguntaran cuál de los dos obró bien. La respuesta es que  ambos están equivocados. En las dos situaciones el problema es  el mismo:  falta de comunicación.   Analicemos lo que ocurrió:

Escena 1   ¿Qué pasó?  Pues que ella no preguntó qué había sucedido sino que supuso que algo andaba mal y armó tremenda telenovela.  Y él no compartió con su esposa las frustraciones laborales que había tenido ese día y más bien se enconchó en sus problemas,  le dio la calladera. Esta actitud de los dos  permitió que una cosa de rutina que su hubiera solucionado con pocas palabras se convirtiera en una pelea innecesaria.

Escena 2 :  El marido prefirió hacerse el loco antes que preguntarle a su esposa qué le pasaba dizque por no  toriar el avispero y resulta que ella  lo que tenía era  miedo del resultado de una citología que le habían hecho y quería que su marido la mimara y la abrazar para sentirse segura pero como ni siquiera le contó al marido que le habían hecho el exámen, dejó todo a la imaginación de él.  El marido al no preguntar  y esperar que ella se contentara sola lo único que  logró fue  agravar la situación y todo por no hablar.

Es un error muy común pretender que nuestros esposas o esposos ADIVINEN nuestras necesidades, temores o deseos pues  la  verdad es que no tenemos bolas de cristal ni poderes adivinatorios que nos muestren lo que nuestras parejas están pidiendo, lo que esperan de nosotros. Para evitar malos entendido y peleas innecesarias lo mejor es  decir siempre de manera clara y específica qué es lo que deseamos y  lo que pretendemos, desde las cosas más sencillas como que queremos comer o que esperamos de regalo de cumpleaños hasta nuestros miedos, o los  logros y fracasos en el trabajo. Propongámonos desde hoy decir las cosas sin ambigüedades procurando siempre ser muy respetuosos de los sentimientos del otro para que  así que cada día podamos fortalecer más nuestra relación.