Posts Tagged ‘estampados’

NO QUIERO MAS VESTIDOS DE FLORES!!!!!


vestido flores

No sé si habrán notado que la mayoría de los vestidos para mujeres más allá de la talla 12, están llenas flores; algunas son pequeñas, otras grandes, y las demás  ¡enormes! Pero en todo caso, flores, flores, flores… La verdad, este no había sido un tema que me preocupara,pero las últimas  veces que he querido comprarme ropa me he encontrado con que la variedad (si es que se puede llamar variedad) es muy limitada.  Recorrí por lo menos seis almacenes y solo en uno de ellos pude encontrar ropa que me ofreciera diseños y colores diferentes de las flores. No es que tenga aversión hacia este tipo de estampados, pero cuando no te dan la opción de escoger te sientes decepcionada, y lo que prometía ser un fabuloso día de compras se convierte en un dolor de cabeza. Resulta que a estos profesionales de la moda les ha dado por pensar que los vestidos de tallas grandes son enormes jardines que deben ser sembrados con flores enormes, pequeñas, rosas de color pálido o con paisajes de colores rutilantes.  Si bien es cierto que un espacio tan generoso puede parecer un enorme lienzo en el cual estos artistas de la moda dejan volar su imaginación, también es cierto que a nosotras no siempre nos da la gana de vernos como los jardines del edén.

Quisiera entrevistarme con ellos,  y más específicamente con aquellos que se encargan de diseñar y escoger las telas que se convertirán en vestidos de tallas xx o para mujeres plus como nos dicen ahora.  Hacerles caer en cuenta que estas “colas” enormes, llenas de florecillas, pueden provocar en quienes nos miran el deseo de tirarnos encima un mantel a cuadros y con canastilla en mano, hacer allí un picnic. El llamado es ,pues,  para que para que además de los estampados de flores, utilicen telas de colores planos, de fondo entero, rojos, azules, verdes, blancos… en fin, de cualquier color, pero que en todo caso, que nos den la oportunidad de vestirnos con aquellos diseños que más nos gustan y no solamente escoger por descarte, el que menos nos disgusta.