Posts Tagged ‘hijos’

UNA MANZANA PARA LA MAESTRA


 

Soy maestra por formación y por vocación  y aunque ya no ejerzo formalmente , sigo enseñando. Hace poco tuve en mi oficia a Alejandro*, un niño de 10 años remitido por mi hija mayor , quien me proporciona la dicha de tener alumnos esporádicos y me da la oportunidad de ayudar aquellos que están presentando alguna dificultad en su aprendizaje.

Pues bien, Alejandro llegó a mi oficina acompañado de su mamá y ambos estaban visiblemente nerviosos. Salí a su encuentro y Alejandro y yo nos acomodamos en el sofá y me puse a conversar con el niño de lo humano y lo divino.  Mi hija me había contado con antelación que el niño no quería entrar al colegio pues tenia dificultades para leer y sus compañeros se burlaban de él, entonces le propuse que “leyéramos juntos” unos poemas escritos por mi, que aunque no tienen ni rima ni métrica si tiene alma.

Alejandro se reía con las sandeces de mis poemas y abría unos ojos enormes cuando leía, una que otra palabra, acerca de las aventuras de Aurora. Y así entre charlas y risas hicimos muchos ejercicios de lectura. Al cabo de un rato , los invité a que pasáramos a mi oficina para “charlar” con ellos y compartir un refrigerio que les tenia preparado.

 

Hablamos de sus temas preferidos,  comimos chocolates y pasamos un buen rato.Le dije lo mucho que había disfrutado compartir con él mis escritos y le enfaticé que era un buen lector pero que si quería ser el mejor, así como en el futbol, necesitaba practicar, practicar y practicar…

para finalizar, les sugerí actividades lúdicas para fomentar la lectura tales como:

  • Disponer de un lugar especial para guardar los libros, puede ser una caja de cartón decorada con dibujos de los personajes favoritos de Alejandro.
  • Comprar comics y revistas de aventuras
  •  Aprovechar la compra de víveres y dictar la lista de los que necesitan y luego pedirle a Alejandro que la lea.
  • Escribir cartas a los abuelos, o a un primo o un amigo.
  • Leer cuentos a sus primos, amigos o hermanos menores
  • Y por ultimo, le sugerí a la mamà de Alejandro que escogieran una hora del día para que se sentaran juntos a leer, pues no hay mejor maestro que el ejemplo.

 Nos despedimos con un abrazo apretado, de esos que te ponen una sonrisa en el alma y acaban con todos los miedos.

Ha pasado una semana y acabo de llegar  a mi oficina y sobre mi escritorio hay 2 manzanas: una roja y otra verde.

Vino a buscarla Alejandro y le dejó las manzanas de regalo, son para usted – informó Cruz Elena, mi secretaria

Sonrío complacida y es que siento un felicidad enorme por mucha razones: una por la gratitud de Alejandro, cualidad muy rara de encontrar por estos días.  otra, porque supe que lo que había hecho, había tenido un impacto positivo en Alejandro y que las semillas sembradas habían caído en terreno abonado. Y como si fuera poco, porque compruebo una vez más, que los niños SI responden al amor, la paciencia , el tiempo que les dedicamos y que actúan de acuerdo a lo esperemos de ellos.

IMG_5482

GRACIAS ALEJANDRO, ESTABAN DELICIOSAS!!

 

 

 

 

*Nombre inventado para proteger la identidad del niño

 

 

 

Anuncios

LO MEJOR QUE PUEDEN HACER LOS PADRES POR SUS HIJOS ES…


 

¡¡ QUERERSE !!

OLGALUCIENTA Y EL DESORDEN (Un Cuento de Hadas doméstico)


fairy tale pic

Image by Kjirstin via Flickr

Mi casa está desordenada: hay zapatos, botas,  pañales y  ropa tirada por todas partes; hay triciclos, carros y carritos obstruyendo el paso; las mesas ostentan un collage de pan mermelaludo, salchichas mordidas y restos de teteros. No importa cuántas veces recojamos, limpiemos, trapiemos ni barramos porque MIS NIETOS ESTÁN AQUÍ Y EL CAOS SE APODERÓ DE MI CASA. Pero , ¿saben? NO me importa y les voy a contar por qué en este Cuento de Hadas:

Hace muuuchoos años  en una ciudad llamada Saint Paul vivian Olgalucienta y sus  3 hijas: Lina, la mayor, tenía 5 años y medio;  Angie, tan sólo 2 añitos;  y Pili,  de escasos 6 meses. Su marido trabajaba toooodo el dia y  solo regresaba a casa al oscurecer por lo que ella permanecía solita con sus 3 retoños . Un día, Angie amaneció con diarrea y vómito y la primera  emisión del día fue justo sobre el tapete BLANCO de la sala. Al mismo tiempo, Pili lloraba porque quería que la amamantara, mientras Lina halaba de su falda pues requería de su  atención para que jugaran con ella.

Olgalucienta y sus hijitas lloraban, lloraban, lloraban…  Cuando de pronto ¡sonaron las campanas de la puerta! Olguicienta secó sus ojos y al abrir vió  una señora de unos 45 años allí parada. La desconocida la miró con ojos comprensivos y dijo

– Hola soy tu vecina del lado y vengo a saludarte- y, al ver este caos tan horrible, la buena señora añadió -Vamos todas a mi casa. Las niñas pueden jugar en el sótano mientras nosotros nas tomamos un café.

Sobra decir que Olgalucienta aceptó dichosa y agradecida.

En cuanto llegaron a su castillo, Olgalucienta notó el orden y el aseo. Todo estaba tan resplandeciente que no pudo más que expresar su admiración una y otra vez.

Y entonces, la señora le dijo, con voz un poco triste: -Te agradezco los elogios, pero la verdad es que el orden es sinónimo de SOLEDAD. No sabes cuánto quisiera caminar por entre maletines tirados por todas partes, cuánto quisiera tener que recoger zapatos, cómo gustaría tener con quién pelear por el control de la televisión, cómo quisiera tener compañía…. La amable señora enjugó sus lagrimas y añadió: Disfruta del caos que reina en tu casa: en menos de lo que te imaginas estarás sola.

Olgalucienta regresó a su hogar y vió con buenos ojos todo el desorden y entendió que lo importante no es que haya desorden sino que haya quien lo haga.

FIN