Posts Tagged ‘nieto’

ME LO DIJO UN NIÑO…


Emilio, mi nieto de cinco años, estaba de mal humor y para expresar su estado de ánimo dijo: “Estoy más bravo que un toro con dolor de cuerpo”. A mí me quedó muy claro que estaba furioso.

ME LO DIJO UN NIÑO….


Happy Children Playing Kids

Image by epSos.de via Flickr

Durante toda mi vida, tanto profesional como familiar,  he estado rodeada de niños. Disfruto de su compañía, me encanta todo lo que dicen porque hablan  de frente y  sin tapujos y con una naturalidad envidiable. Tienen un razonamiento tan lógico que a veces nos sorprenden con lo que nos dicen. Son ocurrentes, chistosos, profundamente sabios y deliciosamente manipuladores.  Quiero abrir este espacio para que madres, padres, abuelos y abuelas, tías, tíos, maestros y maestras compartamos las cosas que dicen nuestros niñ@s , para que enriquezcamos al mundo con su sapiencia y de paso,  para que disfrutemos de ese lado amable de la vida

Voy a inaugurar este tertuliadero  contándoles  lo que me pasó con Emilio, mi nieto de 5 años: Como les parece que ayer cuando llegó a mi casa salí a recibirlo. Él me estiró los brazos y nos dimos un abrazo y un beso. Apenas nos soltamos vi que se estaba limpiando con su manito el beso que nos habíamos dado y le pregunté: Emi ¿ no te gusta que te de besos? a cual  me contestó que sí.  – Pero “Ta” lo que pasa es que me lo pongo aquí –  Dijo señalando con su dedito la mano con la que se había limpiado y continuo diciendo y haciendo la mímica :-  y el besito sube y sube hasta que llega a mi corazón. Dicho esto, a sabiendas de que era la mejor y mas hermosa de las  excusas, me rendí a sus pies y le dije: Emi gracias, me haces muy feliz. Y así con una sonrisa en mis labios y una sonrisota en mi corazón me dirigí a mi computador para compartir con ustedes esta maravillosa experiencia.  ¿ Cómo les pareció?

DARNOS GUSTO


No siempre es fácil darnos gusto porque no tenemos el tiempo, porque lo de los demás está primero, porque no sabemos qué queremos, en fin mil y mil excusas se atraviesan en nuestro camino. Pues bien, este año decidí que darme gusto era tan importante como comer o ir donde el médico pues por todos es sabido,  que cuando nos sentimos bien emocionalmente, impregnamos todo nuestro cuerpo de ese sentimiento y trabajamos mejor, nos relacionamos mejor o sea que VIVIMOS MEJOR.  Dicho lo anterior,  les cuento lo que he hecho para darme gusto:

-Salí con mi esposo a comer  helado

-Fui a visitar  un sitio nuevo en la ciudad y Marisa, una experta en reflexoterapia, me hizo un  masaje SUBLIME en mis pies, creo que más bien debería llamarse relaxoterapia pues durante una hora  apagué  “el pienso que…”

– Escribí poesías (aunque no rimaran) con y para mis nietos

– Puse bananos en mi jardín y me senté con mi esposo a ver comer  los pájaros.

– Salí a caminar a las 5 y media de la mañana y disfruté  del “despertar del día”

– Estuve con mi amiga Gladys  almorzando en un lindo restaurante del centro de la ciudad.

– Estuve viendo una película en 3D con mi nieto de 5 años.

– Grabé en un CD mis canciones favoritas ( las más alegres) y cada que estoy sola,  para no perturbar a nadie con mi “dasafinamiento”,  si ya sé que no se dice  así  , canto “a todo volumen”.

– Mi hija Pilar me hizo la manicure y me pintó las uñas de ROOJOO.

– Conversé por Skype durante media hora con mi nieto de un año.

– Leí y re-leí las fabulas de Rafael  Pombo.

-Redescubrí el refrescante sabor del salpicón. Para quienes no conocen el término, es una ensalada de fruta picada en trozos pequeños y bañada con jugo de naranja y papaya. Se sirve en un vaso con mucho hielo y se come con cuchara.

Anímense, dense gusto.