Posts Tagged ‘amigas’

LOS PIROPOS NO SIEMPRE SON HALAGOS


Ayer estaba conversando con una amiga de lo mundano y lo divino cuando pasó por nuestro lado un hombre de sesenta y punta de años , saludó a mi amiga y ella le contestó de mala gana.

Sorprendida por su actitud, pues es una mujer muy culta y de buenas maneras, le pregunté:

-Quién es ese? –

-Ese es un viejo verde que anda diciendo bobadas a cuanta mujer se encuentra-           me respondió con un dejo de disgusto en su voz.

Cómo así? quise saber.

Sí. imagínate que el tipo anda haciendo comentarios sexuales a toda hora. a mi me pregunta cada vez que me ve si tengo con quién dormir? si tengo un hombre en mi cama? El otro día, estábamos en clase de yoga y el hombre se paró a mirarnos y nos dijo que con esas poses lo estábamos provocando.- añadió mi amiga.

Hablamos de lo incómodo que es ser la receptora de piropos no pedidos y es que algunos hombres a veces piensan que estamos sedientas de halagos pero la verdad es otra bien distinta.

Veamos la frase del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, al ser consultado sobre el acoso verbal: “No puede haber nada más lindo (que un piropo), por más que esté acompañado de una grosería, que te digan qué lindo culo que tenés, está todo bien,

No señores. No. Los piropos son otra forma de violencia verbal que utilizan algunos hombres que con estas frases pretenden imponerse, se quieren mostrar y sentir superiores, quieren parecer dueños del cuerpo y la sexualidad de las mujeres. Por eso los piropos casi siempre se refieren al cuerpo y sexualidad femenina, pero siempre al servicio del placer masculino y que no halagan a quien lo recibe. Lo que antes se creía como una forma de galantería, hoy se conoce y reconoce como una forma de violencia verbal, que no es ni ligera , ni chistosa, ni agradable, y debería ser rechazada y denunciada. Para muchas mujeres tener pechos grandes o piernas bonitas, se ha vuelto un problema de todos los días.

“Esta mañana cuando iba sola para la universidad, apareció un hombre que empezó a silbar y a decir obscenidades sobre mis pechos. trató de acercarse a mí, entonces crucé la calle Y aceleré el paso. El hombre no dejaba de seguirme y decirme cosas. Me entré a una tienda y le dije a la señora que atendía que había un tipo que me estaba acosando. Ella dijo que iba a llamar a la policía, el tipo salió corriendo. Cuando salí, otros hombres que estaban en una construcción cercana, empezaron a burlarse de mí haciéndome sentir como una loca, culpable”.

Todos los días, miles de mujeres viven esta situación lo que las hace sentir mal, irrespetadas, objetos sexuales, sienten que no pueden caminar libremente por las calles; sienten que los piropos no las hacen sentir valiosas, inteligentes y bellas sino como objetos de deseo. Más bien son considerados como una invasión a la intimidad, al espacio y pueden convertirse en acoso sexual, que es otra forma de violencia.

Aceptar el piropeo, el abuso verbal y el acoso sexual en la calle como parte de la cultura, como si fuera una expresión inocente de galanteo, es hacernos los bobos con la violencia. Las mujeres tenemos derecho a andar tranquilas, sin temor a ser agredidas verbal o físicamente.

Reuniones entre amigas


Qué habrá más rico que tomarnos una taza de café  recien hecho en compañía de las hijas, de las hermanas o de las amigas?  Por qué será que ante cualquier cambio en nuestras vidas, bueno ó malo, corremos a buscarlas?  Por qué será que cuando nos encontramos con nuestras amigas, lapodemos hablar durante horas acerca de  amores y desamores, padres, hijos, recetas, remedios, chistes; con una facilidad increíble lloramos y nos reimos juntas. Todo es importante. Y todo lo compartimos.

Las bondades de tener amigas es bien sabido por todas. Pero ahora también lo dicen los resultados de una investigación en la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), llamado “Respuestas femeninas al estrés: cuidar y hacer amistades, no pelear o escapar”

Durante casi 50 años se creyó que ante una situación estresante nuestra respuesta biológica y natural era pelear o huir.  Pues en el estudio, se comprobó que estas actitudes son tipicamente masculinas, y que las mujeres reaccionamos en forma opuesta: o sea acercándonos a nuestras familias ,hijos y amigas.

Laura Cousino Klein, profesora de Salud Bioconductual en la Universidad de Pennsylvania e investigadora de la UCLA afirma que  “las mujeres reaccionan a las tensiones con una cascada de químicos cerebrales. El estrés las conduce a liberar oxitocina, una sustancia que modera la reacción de pelear y escapar y las inclina, por el contrario, a cuidar a sus hijos y a reunirse con otras mujeres. Así contrarrestan el estrés”. Klein explica que esta reacción calmante no se da en los hombres: “La elevada cantidad de testosterona que producen al estar bajo tensión reduce el efecto de la oxitocina. Todo esto explica, entonces, por qué ante una situación de estrés la mujer acude a otra mujer, y por qué esta charla es como un bálsamo que a su vez es fuente de salud. En cambio,  “Los hombres responden al estrés con hipertensión, comportamientos agresivos, abuso de alcohol o drogas”, asegura Shelley Taylor, otra autora del estudio.

Taylor añade que: “Este comportamiento femenino puede explicar por qué las mujeres viven siete años y medio más que los hombres”. Klein enumero un gran número de estudios en donde se demuestra que tener amigas  reduce el nivel de colesterol, la presión arterial alta y las afecciones cardíacas. Como también se demostró que quienes no tienen amigas presentan un mayor riesgo de muerte en un período de seis meses.

En el año  2000 en una investigación sobre “Redes sociales y calidad de vida” se demostró que entre “más amigas tenían las mujeres, tenían menos  probabilidades de volverse achacosas al envejecer y aumentaban su capacidad de disfrutar de la vida”. Y se concluyó que “no tener amistades cercanas o confidentes es tan dañino para la salud como el consumo de tabaco o el sobrepeso”.

Asi que la próxima vez que quieran salir con las amigas, reunirse a charlar y hablar de toodo  lo divino y de lo humano,  háganlo y con frecuencia que es por la salud de todos.

AROMÁTICA CON SABOR A MAMÁ


Ayer estaba preparando esta infusión de frutas y hierbas  aromáticas y me acordé de mi mamá. Cuando estaba chiquita me encantaba jugar a las visitas con ella y nos pasábamos horas  jugando a las señoras. Nos sentábamos en la sala y conversabamos de los maridos, de los niños, de todo lo humano y lo divino. Ella aprovechaba para inculcarme valores y enseñarme cosas que consideraba importantes.

Cada que voy a servir alguna cosa me parece oírla:   Un café , un te o una agua arómatica siempre, siempre se deben servir en pocillos lindos, que no vayan a estar despicados. Se llevan en una bandeja adornada con una hermosa carpeta y no se te olvide que la carpeta debe estar muy limpia y  bien aplanchada.

Tomar “algo” en compañiá de familiares o amigas es una ocasión especial, es un momento para compartir. Me repetía cada vez que jugabamos. Y como sé que para ustedes estos momentos son también son especiales, quiero compartir esta receta para hacer infusión de frutas:

Ingredientes:

Un ramo fresco de limoncillo ó limonaria

Rodajas de manzana, piña ó guayaba dulce, suficientes para darle la vuelta a la tetera.

4  fresas partidas

6 moras enteras

10 hojitas de albahaca fresca

Preparación

En el fondo de una tetera de vidrio envolver el ramo de limoncillo ó limonaria, procurando que le dé toda la vuelta a la tetera .

Luego añadir las rodajas de la fruta  alrededor de toda la tetera.

Agregar  fresas partidas y las que ponerlas sobre las rodajas de la fruta ( opcdional)

Añadir las moras para que den color y aporten un poco de ácido a la infusión y  unas hojitas de albahaca.

Verter agua hirviendo hasta llenar la tetera, tapar y dejar por 5 minutos.

Se puede volver a echar agua caliente y repetir el procemiento.

Servir y disfrutar

Esta aromática también la he tomado fría y es rica y refrescante.

UNA FLOR PARA MIS HIJAS


Hoy , en mi 38avo día de la madre , quiero rendirle homenaje a mis hijas pues  al fin de cuentas nos ganamos “el titulo” el mismo dia, porque ser mamá es la única profesión en la cual la dan a uno el titulo sin siquiera haber empezado la carrera.  Me parece muy difícil hacerlo sin ser cursi, sin que ellas tengan que decir ¡ QUE PENA MAMI¡ pero al menos voy a intentarlo.

La verdad es que siempre fui como Susanita , la de Mafalda, que quería casarse y tener montones de hijos. Quería también, valga la aclaración , ser la primera neurocirujana que hiciera un trasplante de cerebro, ser rectora de colegios, escritora y madre superiora . Y  como quería hacer taantas cosas pues empecé rápido y me casé a los 18 años  y  justo después de cumplir el primer año de casada nació nuestra primera hija Lina , al siguiente  Maria ( q.e.d), después nació Angie y luego Pili y me convertí en una mamá feliz.

Siento que soy la mamá más afortunada del planeta porque gracias a mis hijas he tenido la oportunidad de comer huevos rosados con azúcar,  de oír miles de veces  el verso de La niña negra que dice : ” … y un collar de cuentas rojas que vueltas le daba al cuello…”,  de usar pulseras hechas de macaronis. Con ellas me he reído, he llorado, he aprendido;  he sido osada y aventurera, maestra y alumna. He gozado, me he sonrojado y  me he cuestionado. Solo ellas han logrado arrancarme lágrimas de emoción, solo por ellas he sentido arrozuda el alma.

Mis hijas me dieron la mano  mientras les decía el último adiós a mis padres y cuando cerré las puertas de la casa materna.   Cuando después de vieja resolví estudiar, me ayudaron con tareas, me dieron ánimo y fueron a mis grados. Han estado a mi lado cuando he ocupado cargos importantes y cuando he estado desempleada. En cada locura que he emprendido me han apoyado, me han ayudado, me han animado. Han sido compañía, amigas, cómplices, maestras y enfermeras . Y como si esto fuera poco: ME HICIERON ABUELA.

GRACIAS, GRACIAS, MUCHAS GRACIAS


DARNOS GUSTO


No siempre es fácil darnos gusto porque no tenemos el tiempo, porque lo de los demás está primero, porque no sabemos qué queremos, en fin mil y mil excusas se atraviesan en nuestro camino. Pues bien, este año decidí que darme gusto era tan importante como comer o ir donde el médico pues por todos es sabido,  que cuando nos sentimos bien emocionalmente, impregnamos todo nuestro cuerpo de ese sentimiento y trabajamos mejor, nos relacionamos mejor o sea que VIVIMOS MEJOR.  Dicho lo anterior,  les cuento lo que he hecho para darme gusto:

-Salí con mi esposo a comer  helado

-Fui a visitar  un sitio nuevo en la ciudad y Marisa, una experta en reflexoterapia, me hizo un  masaje SUBLIME en mis pies, creo que más bien debería llamarse relaxoterapia pues durante una hora  apagué  “el pienso que…”

– Escribí poesías (aunque no rimaran) con y para mis nietos

– Puse bananos en mi jardín y me senté con mi esposo a ver comer  los pájaros.

– Salí a caminar a las 5 y media de la mañana y disfruté  del “despertar del día”

– Estuve con mi amiga Gladys  almorzando en un lindo restaurante del centro de la ciudad.

– Estuve viendo una película en 3D con mi nieto de 5 años.

– Grabé en un CD mis canciones favoritas ( las más alegres) y cada que estoy sola,  para no perturbar a nadie con mi “dasafinamiento”,  si ya sé que no se dice  así  , canto “a todo volumen”.

– Mi hija Pilar me hizo la manicure y me pintó las uñas de ROOJOO.

– Conversé por Skype durante media hora con mi nieto de un año.

– Leí y re-leí las fabulas de Rafael  Pombo.

-Redescubrí el refrescante sabor del salpicón. Para quienes no conocen el término, es una ensalada de fruta picada en trozos pequeños y bañada con jugo de naranja y papaya. Se sirve en un vaso con mucho hielo y se come con cuchara.

Anímense, dense gusto.